Perito judicial en seguridad privada

Un perito es una persona de gran importancia dentro de los procesos judiciales. Tiene como labor aportar conocimientos sobre su materia para ayudar al juez a tomar una decisión. De modo que el informe realizado por un perito judicial forma parte de las pruebas dentro del proceso judicial.

La LEC es muy clara en lo que respecta a la figura del profesional judicial, y además estipula que entre las pruebas el caso debe reflejarse el informe realizado por el perito. Este profesional va a encargarse de dar su punto de vista técnico y especializado si así lo solicita el juicio.

perito en seguridad privada

El informe realizado servirá como una prueba más que puede ser usada por cualquiera de las partes a fin de esclarecer la situación. La labor principal de cualquier perito judicial es la de servir a la justicia por medio de diversos factores y cualidades, para así aclarar cualquier inconveniente que surjan entre los habitantes de la nación. Los peritos se caracterizan por la objetividad, ya que es el propio juez quien los asigna y no las partes implicadas.

Este experto va a peritar de acuerdo a las leyes actuales dentro del ámbito de la seguridad privada, con la finalidad de reconocer brechas relacionadas con la seguridad y analizar los métodos de análisis en la investigación.

El perito en seguridad privada es un profesional técnico con la capacidad de solucionar problemas en el área de la seguridad privada. El conocimiento que ha adquirido con los años es su mejor herramienta en el trabajo.

Como hemos mencionado a lo largo del artículo, el perito es una figura de gran importancia en un proceso judicial, por lo que este debe contar con ciertas cualidades y valores que deben estar basado en el profesionalismo y la objetividad. El peritaje no es una labor como cualquier otra, esto requiere de un gran sentido de responsabilidad y justicia, dando consecuencias favorables como lo es la seguridad de un sitio.

¿Qué funciones debe cumplir un perito judicial en seguridad privada?

Aparte de los requisitos básicos que debe cumplir cualquier perito, el experto en seguridad privada debe ser un gran evaluador en lo que respecta a su materia acorde a los conocimientos adquiridos, y defender con argumentos sólidos el informe pericial realizado acorde a las reglas de seguridad privada.

En este espacio podremos encontrar dos clases de peritajes judiciales:

  1. Peritajes de oficio: el profesional en seguridad privada deberá brindar asesoramiento pericial en cualquier procedimiento en el que el magistrado solicite su ayuda. Este prestará su ayuda de forma gratuita al Ministerio Fiscal.

  2. Peritaje de parte: al igual que el peritaje de oficio, el peritaje de parte tiene como finalidad brindar su ayuda en los procesos judiciales en los cuales se solicite. El asesoramiento que ofrece este tipo de perito es privado.

El experto en seguridad privada pude emitir informes periciales en juicios penales, administrativos y civiles, siempre y cuando el juez lo considere pertinente. De este modo, los casos más frecuentes en los que suele tener participación un perito judicial de seguridad privada son:

  • Reclamaciones a empresas de seguridad.

  • Mala praxis y accidentes relacionados con seguridad privada.

  • Planes de seguridad.

  • Evacuaciones.