Perito judicial informático

perito judicial informatico

En medio de la creciente tecnología ha surgido una nueva profesión que ha sido de mucha ayuda con los nuevos avances tecnológicos, así es, nos referimos a la gran figura del Perito Judicial Informático.

El experto informático también es conocido como Auditor Forense, este se encuentra dotado con múltiples conocimientos y se especializa en el área de las nuevas tecnologías, a través de la formación recibida y la experiencia obtenida, se encuentra en la capacidad de poder dotar con información pertinente al magistrado, empresas y profesionales en otro campo laboral.

El perito informático tiene la tarea de analizar los diversos elementos informáticos y buscar información que sirvan como pruebas digitales de forma convincente, las cuales les sirva de evidencia a la hora de aclarecer el problema al cual ha sido asignado el proceso judicial. Solucionando de esta forma aquellas dudas y conocimiento que tanto el magistrado como los asistentes desconocen.

Estos peritos pueden ser nombrados por el mismo juez, o solicitados por una de las partes (siempre y cuando el juez los apruebe), independientemente del caso, ambos ejercerán la misma autoridad dentro del juicio.

Funciones del perito judicial informático

Las funciones que ejerce un experto informático son muy similares a las que ejerce cualquier otro perito, como asesorar, entregar informes e impartir sus conocimientos científicos, teniendo como papel principal servir de auxiliar de jueces, tribunales, abogados y demás personas que necesiten de sus servicios, según lo expuesto en la ley.

Entre las responsabilidades como asistente de la justicia, tiene como labor primordial asesorar al magistrado sobre todo lo relacionado con el área de la informática. Para poder ejercer el puesto de experto judicial informático en España, es fundamental contar con un título oficial que se encuentre reconocido por el Ministerio del Interior, en la cual se encuentre acreditado la sabiduría adquirida y su pericia.

El perito informático se transforma en un ayudante de la ley cuando ha sido designado directamente por un tribunal, ministro o administración, y debe actuar acorde al cargo otorgado.

En los procesos judiciales, el perito deberá aportar sus conocimientos y por medio de un dictamen científico-técnico, ser imparcial y presentar conclusiones sobre determinados puntos vinculados con hechos o efectos y cuyo entendimiento son claves para el avance del proceso legal.

Otra de las funciones del perito informático es la de buscar cualquier evidencia electrónica, y utilizar las herramientas y aplicaciones de su área para poder reunir todas las pruebas necesarias, junto con la combinación de la auditoria forense.

Está demás decir que la obtención de datos informáticos es de gran ayuda en la investigación de un caso criminal, este aspecto hace que los peritos informáticos tengan gran demanda ya que ellos van a encargarse de recopilar y perseverar, analizar y presentar las evidencias electrónicas obtenidas y que éstas no pierdan su credibilidad y autenticidad a fin de utilizarse durante el juicio.

Conforme pasa el tiempo, son más requeridos los servicios de un perito informático, ya que para nadie es un secreto que la tecnología se hace cada vez más y más frecuentes en diversos campos laborales de la vida cotidiana, por lo que la pericia de los informáticos en lo que respecta a la indagación de evidencias, hace que sea requerido su informe pericial como parte de las pruebas en un juicio.

De este modo, podemos concluir que las responsabilidades de un perito informáticos son igual o más grandes que la de otros tipos de peritos, ya que necesita recuperar información valiosa que haya sido eliminada de un móvil o computador, de tal manera que la información recolectada pueda servir de evidencia en un proceso legal.