Función de un perito judicial

La palabra perito define a una persona que es experta en una materia, ciencia o área en específico, y gracias a esos conocimientos adquiridos puede servir de gran ayuda para resolver algún problema judicial. En lo que respecta al perito judicial, este es el encargado de brindar información basada en hechos o pruebas recolectadas, y dar su punto de vista en base a las pruebas y por supuesto referente a la materia de su profesión.

Cabe destacar que, en un proceso judicial pueden formar parte diversos tipos de peritos, tales como peritos informáticos, de accidentes laborales, médicos, contadores, entre otros. De igual forma, en un juicio no solamente se puede solicitar la ayuda de peritos, el juez está en pleno derecho de pedirle ayuda a cualquier experto en una materia determina, y que por supuesto ésta sea de ayuda para resolver un caso.

Esto ocurre en casos donde la información sobre el sitio donde ocurrieron los hechos del crimen es muy escasa, por lo que el magistrado se ve en la obligación de pedirle ayuda a un experto en el área de los hechos ocurridos, ya que con su testimonio puede saberse si el sospechoso o el implicado en el caso es inocente o culpable. Esto es conocido como peritaje atípico.

Lo cierto es que no podemos definir y colocar un límite para la cantidad de peritos que pueden ser parte de un proceso, ya que pueden intervenir todos los que se estimen necesarios para desarrollar el tema y llegar a las conclusiones aceptadas.

Aun así, en pleno juicio podemos encontrarnos con 2 tipos de peritos, los cuales son: los peritos de oficio, quienes han sido designados por el juez y los peritos de parte, los cuales han sido sugeridos por cualquiera de las partes que se encuentren en conflicto.

Cualidades y Responsabilidades de un Perito Judicial

Las responsabilidades de un perito son muy grande, de hecho sobre él recae un gran compromiso ya que los jueces, mucho antes de tomar una decisión definitiva sobre el caso en el que estén asignados, requieren de la ayuda de un perito para que éste con sus conocimientos y experiencias pueda ayudarlos a tomar la decisión más acertada.

La responsabilidad que tiene el experto judicial no solamente es la de dar algunas opiniones, éste debe aclarar con lujo de detalles una situación un tanto complicada con explicaciones bien razonadas. La información proporcionada deber ser acertada, es decir, que tiene que ver con el caso en proceso con la finalidad de poder esclarecer y demostrar determinados aspectos que puedan ayudar a la sentencia.

Entre las ocupaciones del perito se encuentra el transmitirle información valiosa al juez, además de explicar de forma práctica situaciones complejas. De allí que entre los requisitos para ser un perito judicial se encuentre el poseer la capacidad moral, física y mental necesaria para poder ser parte de un juicio.

Además de ello, tiene la responsabilidad de redactar y ceder un informe al magistrado con todas las pruebas correspondientes. Aparte, tiene que comprometerse con el secreto de privacidad con el objetivo de perseverar los datos o todo tipo de información que se encuentre vinculada con los implicados en el proceso judicial.

Abonado a ello, el perito también debe ceder las herramientas o elementos que utilizó para poder elaborar el informe y explicar el caso en cuestión, tales como mapas, croquis, información personal, historial médico, entre otros. Tal y como podemos notar, entre los cargos principales del experto judicial se encuentra el dotar al juez con instrucciones, evidencias y argumentos válidos y solidos que le permitan poder tomar la mejor decisión.

Para lograr esto, el perito tiene que contar con una serie de cualidades, las cuales van a ayudarlo a recopilar todo dato importante y no ocultar nada. Estas cualidades son:

  1. Las ansias de investigación.

  2. Resguardar las emociones.

  3. Ser 100% honesto.

  4. Tener conocimientos de las leyes.

  5. Poder de interpretación.

  6. Agilidad para buscar una solución.

Como último dato, queremos mencionarte que si deseas ser un perito judicial examínate a ver si cuentas con todos los requisitos pertinentes para serlo y recuerda “Un perito judicial debe amar la justicia, es decir, ser mejor amigo de la verdad”.